jueves, 27 de marzo de 2008

Estacionar o acampar, cuestión de puntos de vista

Practicar el autocaravanismo en España no representa realmente un problema. Es cierto que hay lugares donde se ponen trabas para utilizar las autocaravanas como alojamiento, pero esto no representa más de un 5% del territorio nacional, por el contrario, en el resto hay facilidades.

En España, como en todos los países, hay zonas de riesgo, por ejemplo, en las grandes ciudades o en las áreas de descanso de las autopistas y hay zonas donde, por unos motivos o por otros, se nos impide pernoctar con libertad.

Estos lugares están situados en puntos de las costas catalanas, andaluzas, cántabras o asturianas. En el interior no suele haber problemas excepto en algunos parajes, contados con los dedos de una mano, situados en Parques Naturales. Los motivos son diversos pero tienen que ver fundamentalmente con la ignorancia de los electos, autonómicos o municipales o las autoridades sobre las posibilidades del turismo a bordo de una autocaravana, la interpretación de las leyes y con la presión de los empresarios de camping.

Por el contrario, no pasa un mes sin que haya una nueva inauguración de un área de acogida llegando ya a cerca del centenar. Algunas áreas están mal atendidas o mal situadas, pero el conjunto hace cada día más fácil el turismo en autocaravana.

Los autocaravanistas que viajamos por España tenemos dos problemas principales:

  • Los ayuntamientos que prohíben en sus ordenanzas municipales el estacionamiento de autocaravanas.
  • Las denuncias por acampar a autocaravanistas que estacionan con su vehículo en un lugar autorizado de la vía pública, principalmente en zonas costeras.

Hay más problemas como la falta de infraestructuras que se van resolviendo con la creación de nuevas áreas y con la buena disposición de las estaciones de suministro de combustible que aceptan vaciar los depósitos en sus instalaciones y suministran agua limpia.

El problema enunciado en segundo lugar, las denuncias por acampar, tienen unas causas y unas consecuencias. También existen unos derechos, unas obligaciones y unas responsabilidades.

De la forma de conocer estos derechos y recurrir las denuncias hemos realizado, con la ayuda de compañeros expertos, un extenso trabajo monográfico que puede servir de orientación sobre los orígenes del problema y sobre la mejor forma de hacerle frente.

Deseo agradecer a Roberto su amable e inestimable ayuda para corregir y mejorar la información de tipo legal.

Descargar el documento PDF

1 comentario:

Artiko dijo...

Excelente, animo seguid asi.
Artiko (acpasion)